Cómo eliminar la cal de los grifos

Cómo quitar la cal de tus grifos por fuera y por dentro

Cómo eliminar y prevenir la acumulación de cal en los grifos y cabezales de ducha

¿Notas que tienes que limpiar los accesorios de tus grifos con demasiada frecuencia? Si la fuente de todo ese trabajo adicional es una capa calcárea blanca o verde en tus grifos y cabezales de ducha, es posible que tengas un problema con la cal: depósitos ricos en minerales que se ven desagradables y causan estragos en tus tuberías y accesorios, desde el interior hacia el exterior.

Causas de la cal

La cal que ves dentro y sobre los grifos y cabezales de ducha de tu hogar es un subproducto natural del agua limpia con una concentración superior al promedio de minerales como calcio, magnesio y hierro. Esto se conoce comúnmente como agua dura.

El agua dura es segura para beber y lavar, pero hay varias razones por las que es posible que no desees hacerlo. Los depósitos minerales tienden a dar al agua un sabor desagradable, y el agua dura dificulta la formación de espuma y el enjuague del jabón. Eso significa que tu piel puede secarse y picar al bañarte, tu ropa puede estar sucia y áspera después de lavarla y tus platos pueden tener manchas de agua.

Y eso sin mencionar la acumulación difícil de limpiar en tus grifos, cabezales de ducha y alrededor de las juntas de las tuberías. Si no se controla, esta acumulación puede causar obstrucciones persistentes.

Disolviendo el problema

El contenido mineral en esta acumulación lo hace resistente y te resultará difícil restregarlo con solo un trapo húmedo. La forma preferida de limpiar la cal es debilitarla y disolverla con una solución ácida suave.

Relacionado:
Como engrasar un Grifo monomando que va duro

El vinagre doméstico común es extremadamente efectivo para esta tarea.

Si puedes quitar los cabezales de ducha, grifos y otros accesorios afectados, sumérgelos en un balde de vinagre durante al menos una hora. Cuando los saques, cualquier resto de cal que quede debe desprenderse inmediatamente después de frotar vigorosamente con un cepillo de dientes viejo. Este es el método ideal porque te permite disolver la cal por dentro y por fuera.

Cuando la operación de retirar tus accesorios sea difícil o imposible, debes ser creativo para dejar que el vinagre haga su trabajo. Vierte un poco de vinagre en una bolsa de plástico y envuélvelo alrededor de tus grifos o cabezales de ducha, asegurándolo en la parte superior con bandas elásticas o una brida. Para tuberías expuestas con cal alrededor de sus juntas, envuelve un trapo empapado en vinagre alrededor del área afectada y asegúralo con una cuerda.

Si el vinagre no está haciendo el trabajo, siempre puedes optar por una solución de limpieza química, solo asegúrate de buscar una formulada específicamente para el calcio, la cal y el óxido.